Get Adobe Flash player

03 Agosto 2014, Lima Templo, Fabio Padilla

 

LIDIANDO CON LA SOLEDAD

 

El clima influye en el estado de ánimo de las personas y este clima de frio trae, a veces, pensamientos negativos, como pensar en la soledad, en la vida de las personas. Cuando es verano, las personas se sienten más animadas. Debemos aprender a estar por encima del clima. Vamos a ver la soledad.

 

El propósito de Dios para nuestra vida como cristianos no es solamente que resistamos la tentación y venzamos el pecado. Lo que Dios más espera de nosotros, es que su luz en nosotros traiga a más gente a Él, que le contemos al mundo quien es Él, a que compartamos su gloria, que hagas famoso el nombre de Dios, que muchos más lleguen a Cristo por nuestro testimonio.

 

Aquí es donde el diablo hace más resistencia, porque sabe que mientras más gente conozca de Dios menos terreno tendrá y por eso muchas veces bombardea nuestra mente, nos ataca, y utiliza todo para no hacer esta labor. Y muchas veces le creemos y a veces creemos que estamos solos. Hemos aceptado erradas ideas acerca de nuestra vida.

 

Satanás es experto en crear artimañas para hacerte sentir en soledad, porque sabe que en un estado de sentimiento de soledad, nos rendimos, nos abandonamos.

 

Vamos a ver ejemplos en la biblia de gente que experimento soledad.

 

AGAR

Génesis 21:8-21: 8 El niño Isaac creció y fue destetado. Ese mismo día, Abraham hizo un gran banquete. 9 Pero Sara se dio cuenta de que el hijo que Agar la egipcia le había dado a Abraham se burlaba de su hijo Isaac. 10 Por eso le dijo a Abraham: —¡Echa de aquí a esa esclava y a su hijo! El hijo de esa esclava jamás tendrá parte en la herencia con mi hijo Isaac. 11 Este asunto angustió mucho a Abraham porque se trataba de su propio hijo. 12 Pero Dios le dijo a Abraham: «No te angusties por el muchacho ni por la esclava. Hazle caso a Sara, porque tu descendencia se establecerá por medio de Isaac. 13 Pero también del hijo de la esclava haré una gran nación, porque es hijo tuyo.» 14 Al día siguiente, Abraham se levantó de madrugada, tomó un pan y un odre de agua, y se los dio a Agar, poniéndoselos sobre el hombro. Luego le entregó a su hijo y la despidió. Agar partió y anduvo errante por el desierto de Berseba. 15 Cuando se acabó el agua del odre, puso al niño debajo de un arbusto 16 y fue a sentarse sola a cierta distancia, pues pensaba: «No quiero ver morir al niño.» En cuanto ella se sentó, comenzó a llorar desconsoladamente. 17 Cuando Dios oyó al niño sollozar, el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo y le dijo: «¿Qué te pasa, Agar? No temas, pues Dios ha escuchado los sollozos del niño. 18 Levántate y tómalo de la mano, que yo haré de él una gran nación.» 19 En ese momento Dios le abrió a Agar los ojos, y ella vio un pozo de agua. En seguida fue a llenar el odre y le dio de beber al niño. 20 Dios acompañó al niño, y éste fue creciendo; vivió en el desierto y se convirtió en un experto arquero; 21 habitó en el desierto de Parán y su madre lo casó con una egipcia.

Agar experimento gran tristeza y depresión y se sintió sola. Tomo distancia y dijo que no quería ver morir a su hijo (momento de desesperación). ¿Qué hizo Dios? Dios que conoce todas las cosas, vio el corazón de esta mujer, y le dio promesa.

Abrió sus ojos: o el pozo no existía y Dios lo creo en ese momento, o ella estaba tan metido en su problema que no veía el pozo. Sea como sea, la intervención de Dios hizo que ella recupera fuerza. Dios no la abandono.

 

RUTH

Ruth 1:16-17: 16 Pero Rut respondió: —¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! »Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. 17 Moriré donde tú mueras, y allí seré sepultada. ¡Que me castigue el SEÑOR con toda severidad si me separa de ti algo que no sea la muerte!

Ruth experimento soledad por las circunstancia, no por ser rechazada. Su esposo murió y se vio sola en la vida. Cualquiera que sea la circunstancia que venga en tu vida, te puede colocar en soledad. Ruth fue fiel a su suegra por honor a su difunto esposo, por hacer las cosas bien, a pesar que parecía que no había futuro. ¿Quién trascendió Orfa o Ruth? Ruth por su conducta, por su rectitud.

 

Ruth 4:13-15: 13 Así que Booz tomó a Rut y se casó con ella. Cuando se unieron, el SEÑOR le concedió quedar embarazada, de modo que tuvo un hijo. 14 Las mujeres le decían a Noemí: «¡Alabado sea el SEÑOR, que no te ha dejado hoy sin un redentor! ¡Que llegue a tener renombre en Israel! 15 Este niño renovará tu vida y te sustentará en la vejez, porque lo ha dado a luz tu nuera, que te ama y es para ti mejor que siete hijos.»

Dios la bendijo por mantenerse fiel.

 

ELIAS

1 Reyes 19:1-18: 1 Acab le contó a Jezabel todo lo que Elías había hecho, y cómo había matado a todos los profetas a filo de espada. 2 Entonces Jezabel envió un mensajero a que le dijera a Elías: «¡Que los dioses me castiguen sin piedad si mañana a esta hora no te he quitado la vida como tú se la quitaste a ellos!» 3 Elías se asustó y huyó para ponerse a salvo. Cuando llegó a Berseba de Judá, dejó allí a su criado 4 y caminó todo un día por el desierto. Llegó adonde había un arbusto, y se sentó a su sombra con ganas de morirse. «¡Estoy harto, SEÑOR! —protestó—. Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados.» 5 Luego se acostó debajo del arbusto y se quedó dormido. De repente, un ángel lo tocó y le dijo: «Levántate y come.» 6 Elías miró a su alrededor, y vio a su cabecera un panecillo cocido sobre carbones calientes, y un jarro de agua. Comió y bebió, y volvió a acostarse. 7 El ángel del SEÑOR regresó y, tocándolo, le dijo: «Levántate y come, porque te espera un largo viaje.» 8 Elías se levantó, y comió y bebió. Una vez fortalecido por aquella comida, viajó cuarenta días y cuarenta noches hasta que llegó a Horeb, el monte de Dios. 9 Allí pasó la noche en una cueva. Más tarde, la palabra del SEÑOR vino a él. —¿Qué haces aquí, Elías? —le preguntó. 10 —Me consume mi amor por ti, SEÑOR Dios Todopoderoso — respondió él—. Los israelitas han rechazado tu pacto, han derribado tus altares, y a tus profetas los han matado a filo de espada. Yo soy el único que ha quedado con vida, ¡y ahora quieren matarme a mí también! 11 El SEÑOR le ordenó: —Sal y preséntate ante mí en la montaña, porque estoy a punto de pasar por allí. Como heraldo del SEÑOR vino un viento recio, tan violento que partió las montañas e hizo añicos las rocas; pero el SEÑOR no estaba en el viento. Al viento lo siguió un terremoto, pero el SEÑOR tampoco estaba en el terremoto. 12 Tras el terremoto vino un fuego, pero el SEÑOR tampoco estaba en el fuego. Y después del fuego vino un suave murmullo. 13 Cuando Elías lo oyó, se cubrió el rostro con el manto y, saliendo, se puso a la entrada de la cueva. Entonces oyó una voz que le dijo: —¿Qué haces aquí, Elías? 14 Él respondió: —Me consume mi amor por ti, SEÑOR, Dios Todopoderoso. Los israelitas han rechazado tu pacto, han derribado tus altares, y a tus profetas los han matado a filo de espada. Yo soy el único que ha quedado con vida, ¡y ahora quieren matarme a mí también! 15 El SEÑOR le dijo: —Regresa por el mismo camino, y ve al desierto de Damasco. Cuando llegues allá, unge a Jazael como rey de Siria, 16 y a Jehú hijo de Nimsi como rey de Israel; unge también a Eliseo hijo de Safat, de Abel Mejolá, para que te suceda como profeta. 17 Jehú dará muerte a cualquiera que escape de la espada de Jazael, y Eliseo dará muerte a cualquiera que escape de la espada de Jehú. 18 Sin embargo, yo preservaré a siete mil israelitas que no se han arrodillado ante Baal ni lo han besado.

Elias se enfrenta a los profetas de Baal en 1 Reyes capítulos 18 y 19 y luego Jezabel le envía un mensaje.

Experimento soledad por obedecer a Dios. Fue amenazado de muerte y huyo y luego entra en depresión hasta querer la muerte. Y dice que está harto. ¿Harto de que? De luchar contra la corriente, harto de decir la verdad y que nadie escuche.

La soledad que experimento Elias fue por la obediencia de Dios. Pero Dios no lo dejo solo. Le envió un ángel.

 

JESÚS

Mateo 4:1-11: 1 Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto para que el diablo lo sometiera a tentación. 2 Después de ayunar cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. 3 El tentador se le acercó y le propuso: —Si eres el Hijo de Dios, ordena a estas piedras que se conviertan en pan. 4 Jesús le respondió: —Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” 5 Luego el diablo lo llevó a la ciudad santa e hizo que se pusiera de pie sobre la parte más alta del *templo, y le dijo: 6 —Si eres el Hijo de Dios, tírate abajo. Porque escrito está: “Ordenará que sus ángeles te sostengan en sus manos, para que no tropieces con piedra alguna.” 7 —También está escrito: “No pongas a prueba al Señor tu Dios” —le contestó Jesús. 8 De nuevo lo tentó el diablo, llevándolo a una montaña muy alta, y le mostró todos los reinos del mundo y su esplendor. 9 —Todo esto te daré si te postras y me adoras. 10 —¡Vete, Satanás! —le dijo Jesús—. Porque escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.” 11 Entonces el diablo lo dejó, y unos ángeles acudieron a servirle.

La tentación en el desierto. El maligno se acercó pero le contesto tres veces con la palabra. Jesús experimento soledad en su búsqueda personal de Dios. ¿Qué estaba haciendo Jesús? Buscando a Dios. En este tiempo de búsqueda fue frontalmente atacado por satanás.

Cuando queremos hacer las cosas bien, ordenar tu vida, vas a ser probado. Jesús estaba a punto de iniciar su ministerio.

 

Mateo 27:46: Como a las tres de la tarde, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, ¿lama sabactani? (que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”).

¿Dios mío porque me has desamparado? Jesús experimento una soledad que ninguno de nosotros ha experimentado ni experimentaremos. Una soledad de no tener a nadie, amigos, familiares, sino también una soledad espiritual, porque estaba con todo el pecado de los hombres encima, Dios lo abandono. Jesús dijo en su humanidad lo que sentía, es decir, soledad, por eso dijo, porque me has abandonado.

 

Rechazo, circunstancias, por obedecer y servir a Dios, buscar más de Dios, también podemos experimentar soledad por estar cargando pecado en nuestra vida, porque el pecado contrista la presencia de Dios. Echa un vistazo a tu conciencia, porque quizás haya un pecado que no has echado fuera de tu vida, y lo estas llevando en tu vida.

 

La soledad es el síntoma, la artimaña satánica para impedirte a ti hacer más. La soledad no es la palabra final.

 


Apuntes realizados por Toño Peyrone

20 Julio 2014, Lima Templo, Fabio Padilla

 

LIBRES PARA EL FUTURO

 

Hace dos semanas hablamos de libres del pasado y como Dios nos liberó del lastre y de los pecados. La semana pasada hablamos de libertad en el presente, estuvimos hablando de perseverar y correr la carrera que tenemos por delante.

La libertad que tenemos en Dios es una libertad para siempre, no solo en el pasado y presente.

 

1. LOS PLANES DE DIOS PARA EL FUTURO.

Jeremías 29:11: Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Los planes de Dios están claros en su mente. Él sabe muy bien lo que quiere conmigo, Él quiere darte un futuro específico, y éste futuro en Dios conlleva esperanza, entonces debemos afrontar el futuro con esperanza, con expectativa, porque es Dios quien tiene en su mano nuestro futuro. Nuestro futuro no es una nube de incertidumbre, sino que Dios sabe lo que tiene para nosotros. Dios quiere que nuestro futuro sea promisorio.

 Yendo a lo humano, a lo personal, hablemos de las buenas obras, las cuales son parte del futuro buenos que Dios tiene para nosotros.

 

2. LAS BUENAS OBRAS PARA HACER EN EL FUTURO.

Efesios 2:10: Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.

Somos hechura de Dios para buenas obras, Dios te ha liberado, te ha salvado para que hagas buenas, obras que Dios preparo de antemano para que tu anduvieses en ellas, para que las lleves a cabo. Porque eres salvo haz de hacer buenas obras.

 ¿Qué propósito tienen las buenas obras?

 Mateo 5:16: Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

El sentido, el propósito, la razón de las buenas obras es para que glorifiquen a Dios, es decir, que los demás al verte en el día a día puedan decir que Dios si existe. Con estas buenas obras otros puedan conocer a Dios.

 Santiago 2:14-18: 14 Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? 15 Supongamos que un hermano o una hermana no tienen con qué vestirse y carecen del alimento diario, 16 y uno de ustedes les dice: «Que les vaya bien; abríguense y coman hasta saciarse», pero no les da lo necesario para el cuerpo. ¿De qué servirá eso? 17 Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta. 18 Sin embargo, alguien dirá: «Tú tienes fe, y yo tengo obras.» Pues bien, muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras.

Si verdaderamente tienes fe en Dios, si verdaderamente has sido liberado en el pasado, y estas viviendo en libertad en el presente, se espera de ti que hagas buenas obras. De qué sirve que digas que tienes fe si no hay buenas obras. Viendo la vida hacia el futuro las buenas obras son la voz, que tu proceder, tu manera de vivir en todas las áreas de la vida glorifiquen a Dios.

 

3. CONSTRUIR UN LEGADO.

Construir un legado: lo que dejamos atrás, influencia. El legado se construye. Nuestro futuro en la tierra es muy corto, por eso hablamos de construir un legado. Muy rápido pasa la vida, y nuestro futuro es así, es decir, que va a pasar rápido.

 Salmo 39:4-6: 4 «Hazme saber, SEÑOR, el límite de mis días, y el tiempo que me queda por vivir; hazme saber lo efímero que soy. 5 Muy breve es la vida que me has dado; ante ti, mis años no son nada. Un soplo nada más es el mortal, 6 un suspiro que se pierde entre las sombras. Ilusorias son las riquezas que amontona, pues no sabe quién se quedará con ellas.

Mi vida es efímera. Este tipo de conciencia necesitamos nosotros. La vida es corta. ¿Qué son 100 años comparados con la eternidad? Vamos a vivir más en la eternidad que en el mundo. Dios no nos creó solo para la tierra, nos creó para la eternidad, para que estemos con él.

Santiago 4:13-14: 13 Ahora escuchen esto, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero.» 14 ¡Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece.

A veces vivimos como en el verso 13, pensando que nosotros determinamos todo y somos conscientes que estamos de paso. Todos vamos a vivir y nada nos vamos a llevar cuando muramos. Y que pena que muchos se enfocan solo en las cosas materiales. El mundo pasa y sus deseos. A veces vivimos como si no nos fuéramos a vivir. Podemos tener la vida planeada pero siempre de la mano de Dios. Muchas veces vivimos sin estar a cuenta con Dios, o con los demás, muy a la ligera. A veces no tomamos los talentos que Dios nos ha dado.

 Debemos vivir preparados para morir. La muerte no es el fin, es el inicio de algo maravilloso. Vamos a estar con el Dios que nos ama, que nos ha sostenido, que nos ha acompañado. Lo mejor de la vida no es la tierra sino en lo eterno.

 Cuando estamos hablando de construir un legado estamos hablando de generar recuerdo. ¿Qué clase de recuerdos estas generando? ¿Con los padres, con los hermanos, con los hijos, con los vecinos?

 Lo que nosotros queramos que ellos recuerden de nosotros, lo podemos hacer hoy, y esto hay que planificarlo, intencionadamente hacerlo.

 Salmo 112: 1 ¡Aleluya! ¡Alabado sea el SEÑOR! Dichoso el que teme al SEÑOR, el que haya gran deleite en sus mandamientos. 2 Sus hijos dominarán el país; la descendencia de los justos será bendecida. 3 En su casa habrá abundantes riquezas, y para siempre permanecerá su justicia. 4 Para los justos la luz brilla en las tinieblas. ¡Dios es clemente, compasivo y justo! 5 Bien le va al que presta con generosidad, y maneja sus negocios con justicia. 6 El justo será siempre recordado; ciertamente nunca fracasará. 7 No temerá recibir malas noticias; su corazón estará firme, confiado en el SEÑOR. 8 Su corazón estará seguro, no tendrá temor, y al final verá derrotados a sus adversarios. 9 Reparte sus bienes entre los pobres; su justicia permanece para siempre; su poder será gloriosamente exaltado. 10 El malvado verá esto, y se irritará; rechinando los dientes se irá desvaneciendo. ¡La ambición de los impíos será destruida!

Memoria eterna. Somos justos. ¿En memoria eterna? ¿Qué quiere decir? La influencia que podamos tener de nuestra fe en nuestra familia o con cualquier otra persona, esa obra eterna del justo es la continuidad de la obra de Dios, que un día empezó con mi fe. Lo más importante no es lo que otros digan de mí, sino lo que Dios diga de mí, por eso no es solo importante dejar un legado terrenal, sino también un legado espiritual

 ¿Tus hijos van camino al cielo, tus hermanos?

¿Cuántos aman a Dios por tu ejemplo, por tu enseñanza?

¿Qué hiciste con las relaciones que te di, con tu familia, con los dones que te di?

 Dios tiene planes buenos para nosotros para darnos esperanza.

Actuemos en estilo de vida de buenas obras, para que otros conozcan a Dios a través nuestro.

 Tengamos un legado, construyámoslo intencionalmente.

 

4. LA PERSPECTIVA DE DIOS ES EL CIELO.

Juan 14: 1-4: 1 »No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. 3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. 4 Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy.

Juan 14:6: —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.

Jesús se fue al cielo, prepara un lugar y va a venir por nosotros porque nuestro futuro está allá.

 

1 Tesalonicenses 4:16-17: 16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.

La segunda venida, el rapto y la glorificación. Para estar siempre con el Señor, nuestro futuro incluye el cielo mismo. Dios te ha liberado del pasado y te da libertad en el presente para llevarte al cielo.

 Si mantenemos nuestra fe en Él, llegaremos allá. ¿Tenemos algo más esperanzador que el cielo? Para llegar allá vamos a estar un tiempo en la tierra, pero que no sea un simple aguante.

 ¿Cuándo empieza tu futuro? Hoy es mi presente. Mañana empieza tu futuro.

 Usted ha sido hecho libre por Dios para el futuro. 


Apuntes realizados por Toño Peyrone

13 Julio 2014, Lima Templo, Fabio Padilla

 

LIBRES EN EL PRESENTE

 

Mes de la patria, el mes que decimos somos libres y seámoslo siempre. La semana pasada hablamos de ser libres del pasado hoy hablaremos de ser libres en el presente.

 

Hebreos 12:1-4: 1 Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. 2 Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. 3 Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo. 4 En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir hasta derramar su sangre.

La carta de los hebreos nadie sabe quién la escribió. Pero en el capítulo 11 el autor habla de héroes de la fe, hombres que por su fe y obediencia la hicieron, como se dice en el Perú.

¿Cuál multitud tan grande de testigos? La del capítulo 11. Si ellos lo hicieron, tú también lo puedes hacer, si la fe de ellos fue suficiente, nosotros también podremos.

 

Despejémonos del lastre. ¿Qué es el lastre? Es lo que uno está cargando de tiempo atrás. Y esto nos estorba en el avance. Es como los barcos que botan el lastre (la acumulación de basura y otros) en el camino para poder seguir, para no tener sobre peso que los impida de ir más rápido. Todos tenemos un lastre, la pregunta es ¿Cuál es nuestro lastre? Debemos identificarlo porque nos estorba. Dios quiere que hoy te despojes de todo lo que te estorba para seguir adelante. Y lo que no nos deja avanzar es: el lastre y el pecado que nos asedia.

 

En especial del pecado que nos asedia. Si cada uno es sincero, sabe cuál es el pecado que lo asedia, de que pie cojea. Y ahí es donde debemos tomar medidas suficientes para que este pecado no te estorbe, y eso lo debemos hacer hoy y es solo nuestra responsabilidad, y dejar de buscar culpables. Si yo no lo hago, mi caminar con Dios se va a ver estorbado. Dice en especial del pecado que nos asedia. El lastre, de cosas pasadas, hasta cierto punto te da remordimientos y otra cosa, pero el pecado que nos asedia, habla del pecado que cometes hoy. Debes tomar medidas personales, espirituales y determinantes en cuanto al pecado que te asedia.

 

Corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Y corramos la carrera: ¿por qué usa esta palabra? Porque la vida es una carrera de largo aliento, no corta y de quien llega primero. Esta carrera se debe correr con perseverancia, ¿Qué entendemos por perseverancia? Perseverancia tiene que ver con aprender a manejar el cansancio. Porque ciertamente es el cansancio el que nos hace tirar la toalla. Va más allá del deseo de hacer algo, de la terquedad, de la vehemencia, porque todos experimentamos cansancio, y este cansancio en cualquiera de sus formar y magnitudes es el que te hace desistir.

La vida es una carrera, y la tenemos por delante. Tu vida está por delante. Porque muchas veces como cristianos vivimos la vida mirando para atrás: mira lo que hizo fulano, etc. La carrera está por delante, luego muestro ánimo, nuestra empuje debe ser hacia adelantes.

Todo lo que ya fue, lo que ya hiciste, no puedes cambiarlo, pero debes poner cuidado con lo que haces hoy.

 

Verso 2: Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios.

Fijemos la mirada en Jesús. Jesús vivió en la tierra mirando en el gozo que le esperaba, por eso se lo anuncio a los discípulos.

 

Juan 14:2-4: 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. 3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté. 4 Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy.

Aca Juan nos dice que Jesús va a ir a la casa. No estaba pensando en el fariseo que le hizo algo, o en el que le pegaba (su futuro de crucifixión).

¿Cómo estamos viviendo el presente, en que estamos fijando nuestra vista? Debemos tener nuestra vista en Jesús. En lo práctico debemos vivir mirando a Jesús.

 

Gálatas 2:20: He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.

Vivir la vida con esta perspectiva espiritual. La vida no es solo carnal, sentimental, sino principalmente espiritual. Para cada situación de tu vida fija tu mirada en Jesús.

 

Cuando Jesús puso su mirada en el gozo, le dio fuerza para soportar la cruz y la vergüenza.

 

Si fijas la mirada en Jesús, las circunstancias perderán fuerza demoledora, con las que a veces vienen. Si ponemos la mirada en Jesús, lo demás, lo físico, lo material, lo carnal pasara a segundo plano, perderán fuerza estas circunstancias.

 

Filipenses 3:4-8: 4 Yo mismo tengo motivos para tal confianza. Si cualquier otro cree tener motivos para confiar en esfuerzos humanos, yo más: 5 circuncidado al octavo día, del pueblo de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de pura cepa; en cuanto a la interpretación de la ley, fariseo; 6 en cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que la ley exige, intachable. 7 Sin embargo, todo aquello que para mí era ganancia, ahora lo considero pérdida por causa de Cristo. 8 Es más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, a fin de ganar a Cristo.

Pablo había logrado todo, pero acá dice que todo lo toma como basura.

 

Pero no lo vamos a lograr sino nos despojamos del lastre y del pecado que te asedia, pero debemos identificarlo. Aprendamos a manejar el cansancio y fijemos la mirada en Jesús.

 

¿Cómo manejar el cansancio?

Si es físico, hay que darle al cuerpo su lugar: duerma, descanse, coma rico, haga deporte, juegue fulbito.

Si es emocional, ayuda tanto lo físico (dormir, etc.) como orar (pedir apoyo en oración), cambie de actividad, algo fuera de su enfoque, y le ayuda a pensar en otros temas, cambie de actividad ocasionalmente, que le estimule y le hagan sentir bien.

Si es espiritual, una suerte de cansancio espiritual, una suerte de cansancio, porque es un ataque del maligno, para esto: adore, cante alabanzas, ore en lenguas, no deje de leer biblia, así sea poco (no se rinda).

Es válido estar cansando pero lo que no está permitido, es rendirse. Dios sabe de tu cansancio.

 

Este tipo de medidas para lo físico, lo emocional y lo espiritual, son las formas de cómo manejar el cansancio.

 

Si lo héroes de la fe de Hebreos 11 pudieron, tú y yo podemos.

1. Despojémonos del lastre y en especial del pecado que nos asedia, toma medidas de lo que fue.

2. Maneja tu cansancio.

3. Fija tu mirada en la cruz, en Jesús y corre la carrera que tienes por delante y no hacia atrás.

 


Apuntes realizados por Toño Peyrone

06 Julio 2014, Lima Templo, Fabio Padilla

 

LIBRES DEL PASADO

 

Hablemos del pasado. Dios nos ha hecho libres del pasado.

 

Unas de las cosas que más mortifican a las personas son los recuerdos y remordimientos. Están en nuestra memoria como un recuerdo incómodo y a veces se convierten un estorbo en nuestro desarrollo espiritual.

 

Isaías 43: 18-19: 18 «Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. 19 ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados.

Dios hablando a través de profeta Isaías y está diciendo que olvidemos el pasado. Vivimos en un país que tiene una gran historia, que debe ser aprendida. Pero esta historia se ha convertido en algunos sentidos, en un ancla que no deja avanzar. Gracias a Dios esto está cambiando. En este pasado hay un montón de cosas que han anclado a la gente por creencias equivocadas. Por otro lado están las costumbres o hábitos de las familias. En ambos sentidos tenemos un pasado que cortar, que olvidar. Uno de los grandes problemas ha sido vivir en el pasado. Vivimos en el pasado cuando no estamos haciendo nada por salir de él no estamos haciendo nada para avanzar.

 

Verso 19: ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados.

Algo nuevo, ¿no lo ven? El problema de no ver lo que Dios está haciendo hoy porque vemos las glorias del pasado como si fuesen de hoy. Cuando Dios dice que quiere hacer algo nuevo no significa que nos va a dar una revelación extra bíblica. Lo nuevo que va hacer es lo que ya dijo, lo que está escrito. Dios es eterno, nosotros no, por eso estas cosas pueden algo nuevo para nosotros pero para Dios no, porque Él es eterno, y lo único que pueda impedir que Dios haga algo nuevo a través de nosotros, en nosotros etc., o como sea, es vivir en el pasado.

 

El problema está cuando uno no avanza en el espíritu y se queda en el pasado. En base a mi pasado no voy a poder llegar a algo nuevo en mi vida espiritual, si no cortas con el pasado, no vivir en el pasado.

 

También es una expectativa de ver que va hacer Dios hoy. Una expectativa como un camino en el desierto.

 

Lugar desolado: sin vida, sin gracia, un lugar asolado, por eso esta desolado. Un rio es vida, frescura, esperanza. Nuestra vida muchas veces puede estar asolada, desolada, por muchas cosas (errores, mala conciencia, malas noticias) y Dios quiere abrir un rio en esta desolación.

 

Isaías 65:17: »Presten atención, que estoy por crear un cielo nuevo y una tierra nueva. No volverán a mencionarse las cosas pasadas, ni se traerán a la memoria.

Lo nuevo de Dios no tiene ninguna relación con el pasado. No importa como haya sido. Dios no trae a la memoria las cosas del pasado. Quien hace eso es Satanás, quien nos acusa, nos estorba, quiere detenernos recordando lo malo que hemos sido para que no avancemos.

 

¿Qué te dice el cielo nuevo? ¿Qué trae eso? Expectativa, ganas de hacer de conocer, de avanzar, descanso. Dios quiere darnos cielos nuevos y tierras nuevas. Dios quiere que en Él vivas con la actitud expectante, con una nueva gracia. ¿Qué lo estorba? Que sigas con tu pasado, que sigas viviendo en tu pasado.

 

Mientras no rompas con el pasado no vas a poder entrar en una nueva etapa de tu vida.

 

Juan 3:3: De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios —dijo Jesús.

 

2 Corintios 5:17: Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!

Las cosas viejas pasaron y son hechas nuevas, si alguno está en Cristo. Todo empieza con él, en él.

 

Efesios 2:14-16: 14 Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba, 15 pues anuló la ley con sus mandamientos y requisitos. Esto lo hizo para crear en sí mismo de los dos pueblos una nueva *humanidad al hacer la paz, 16 para reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo mediante la cruz, por la que dio muerte a la enemistad. Anulo todo lo que nos acusaba, todo lo que nos anclaba, anulo el poder del pasado.

Dios ha roto tu pasado, no tiene pretexto para no avanzar, ¿tú lo crees? La obra de Dios ésta ahí, su libertad, su redención está ahí. ¿Accedes a ello, crees en ello? Porque algunos son libres de su pasado y otro no, porque algunos acceden, porque la puerta está abierta, el llamado está hecho. Cree lo que Dios Dice.


Apuntes realizados por Toño Peyrone

08 junio 2014, Lima Templo, Fabio Padilla

 

LA ORACIÓN

 

Quisiera resaltar algunos puntos de un tema tratado anteriormente: la oración.

 

La oración tiene poder. La idea es aclarar este punto.

 

La oración es un ejercicio espiritual como el ayuno. La oración en si no tiene poder, el que tiene el poder es Dios, Él va actuar de forma independientemente de si oramos o no. Pero que no se mal entienda este pensamiento. Esto no significa que no debemos orar, ni que podemos orar, sino que entendamos donde radica el poder cuando oramos, el cual no está en mis palabras.

 

Dios espera que mi oración sea de la manera correcta. Pero para eso debemos entender que es la oración. La oración es hablar con Dios. Aquella vez que se habló de la oración, se dijo de cuan aburrido era hablar con una persona que no te deja hablar, que habla sola. La oración es hablar con Dios y muchas veces tenemos esta actitud, es decir hablamos y no le dejamos hablar a Dios. A veces nuestras oraciones parecen un pliego de reclamos sindicalistas.

 

Eclesiastés 5:1-2: 1 Cuando vayas a la casa de Dios, cuida tus pasos y acércate a escuchar en vez de ofrecer sacrificio de necios, que ni conciencia tienen de que hacen mal. 2 No te apresures, ni con la boca ni con la mente, a proferir ante Dios palabra alguna; él está en el cielo y tú estás en la tierra. Mide, pues, tus palabras.

Cuando vayas a la casa de Dios: para nuestro tiempo significa que podemos ir en cualquier momento delante de Dios, no dependo del templo, ir a la casa de Dios es ir a su presencia, me conecto y me desconecto.

 

Eclesiastés dice que sean pocas tus palabras y que debemos tener la actitud correcta. Puedes orar largo pero con actitud correcta. Nuestra actitud es entender ante quien estas cuando estas orando. Aquel día dijimos que si pudiéramos estar ante una persona muy importante, nos prepararíamos bien para estar aunque tengamos solo 5 minutos. Es como cuando los periodistas van a la rueda de prensa con el presidente, éste escoge los temas, y no responde preguntas de otros temas, solo los escogidos, eso significa que el periodista debe prepararse para este tiempo. Uno se prepara para estar delante de un grande. Dios no es mezquino con su tiempo. Por eso con Dios nuestra actitud debe ser distinta.

 

Eclesiastés dice que no ofrezcas el sacrificio de los necios.

 

No hay nada malo en orar largo, Jesús lo hizo. Jesús nos dijo que oremos sin cesar.

 

La Biblia nos llama a orar y a orar bastante, pero con la actitud correcta y reconozcamos ante quien estamos, hagamos de la oración tiempos que valga realmente la pena, tiempos productivos.

 

En Mateo 6 dice que Dios conoce lo que necesitamos, ¿Por qué cree que Dios nos pide que le pidamos lo que necesitamos? ¿Por Él? No, porque Él quiere que crezcas en fe. No es por Él que a veces se detienen o demoran las respuestas a nuestras oraciones sino por nosotros para ejercer nuestra fe.

 

Hacer de la oración tiempos especiales.

 

Muchas veces oramos para descargarnos.

 

Filipenses 4:6: No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.

NO te sientas mal cuando quieras orar porque es un tiempo difícil, porque para esto es la oración, Jesús cuando oro en el padre nuestro, dio espacio para descargar nuestra ansiedad: el pan nuestro… Una de las cosas que más ansiedad trae a nuestra vida es el sustento diario. También dice que nos perdone, lo cual también trae ansiedad a nosotros.

 

El apóstol Pablo sabia de esto y por eso enseño esto. Dijo: no te inquietes por nada. Pero como va a decir eso si todo el mundo de hoy nos inquieta, el mundo, la vida, la comida, etc.

 

Si existe una fórmula para la ansiedad, el stress y las preocupaciones es: más bien en toda ocasión (en todo momento, cuando las papas queman o cuando están crudas, cuando estas triste o alegre) con oración y ruego … y denle gracias.

 

Orar: orar y dejarlo ahí.

Ruega: ora y ora y orar, insiste persiste hasta ver una respuesta.

Hay que hacer ambas. Insistir y no desistir.

 

Sea que ores o ruegues debe haber una actitud básica: gratitud (darle gracias). No dice darle gracias solo cuando todo está bien, sino en toda ocasión. ¿Cómo puede dar gracias a Dios cuando le están serruchando el pido, o cuando el dinero no me alcanza, o cuando estoy enfermo, o con problemas en el matrimonio, o no se me dan las cosas, o no tengo los resultados que espero?

La forma es entendiendo Filipenses: el que empezó la obra la perfeccionara, entendiendo que Dios no ha terminado, sino que hay más, algo Dios está persiguiendo. Dios tiene pensamientos más altos que los míos y sus caminos son más altos que los míos.

 

Yo puedo dar gracias cuando entiendo esto.

 

La gratitud es esa actitud primaria de donde brota la adoración. La Biblia nos llama en Juan 4 a ser verdaderos adoradores. ¿Saben por qué? Dios busca verdaderos adoradores. Porque no todos son agradecidos, mucha ingratitud, que viene de la soberbia. Brota la ingratitud, no puede ser adorador y entre cosas mi oración pierde.

 

Ponte en el lugar de los agradecidos, una persona con gratitud ante Dios por todo lo que le sucede, esta persona tendrá PAZ. Lo dice el verso 7. Yo le entrego a Él ansiedad, preocupaciones, me someto a Él, le doy gracias reconociendo mis errores, humillándome reconociendo que estoy ante todopoderoso, y Él me da paz.

 

Si tú oras y le das gracias por lo que estés viviendo, y tienes paz, esa paz es de Dios. Pero si no oras y estas tranquilo, eres un fresco. Esta actitud de frescura que hay en el pueblo de Dios, no es nada espiritual.

 

Al orar con la actitud correcta, consciente ante quien estamos, mide y calcula bien tus palabras.

 

Eclesiastés 5 dice que nos acerquemos más para oír. Debemos aprender a oír. Nuestra ansiedad nos estorba toda nuestra atención.

 

Animarte a mas oración y mejores tiempos de oración (que no son los que solo hablo, sino aquellos en los cuales vierto mi ansiedad en Dios, me callo y escucho). No conviertas esos tiempos largos de oración (si te gusta orar largo) en sacrificio de necios.

 


Apuntes realizados por Toño Peyrone

Más artículos...